domingo, octubre 25, 2009

Crash Course, leído

Ayer me vi de una sentada todos los capítulos del Crash Course (proeza que no recomiendo, es mejor verlos poco a poco, pero me resultó imposible dejar de verlos hasta el final). Me parece un documental muy interesante, y creo que cualquier persona mínimamente culta debería verlo, al igual que otros similares que circulan por ahí.

Antes de retomar lo que quiero contar sobre el "Decrecimiento", quisiera hacer un resumen del mismo, me parece una buena forma de mostrar el contexto en el que estamos, y que el decrecimiento no es una simple moda light que pasará, sino que probablemente sea una cuestión de pura y simple supervivencia ante lo que se avecina.

Vamos con el resumen:
  1. Comienza enunciando tres creencias del autor del curso:

    • Estamos ya mismo en medio de un cambio masivo en la cultura occidental.
    • El cambio va a ocurrir tan rápido que va a ser muy difícil de asimilar tanto por las personas individuales como por las instituciones.
    • Actualmente poseemos tecnología y conocimientos suficientes para afrontarlo con éxito, pero carecemos de voluntad política de hacerlo, y eso es muy grave.

  2. Luego hace una exposición sobre lo que le cuesta al cerebro humano comprender conceptos matemáticos como el crecimiento exponencial o las cantidades muy elevadas (billones y trillones).

  3. Después nos hace una descripción bastante detallada de cómo funciona el dinero en el mundo moderno. Y la conclusión es impactante: en el siglo XX, el mundo (empezando por Estados Unidos y seguido por Occidente y arrastrando al resto de países) cambió el concepto de "dinero". Nos hemos inventado un sistema insensato en el que las monedas ya no son reflejo de un valor real existente en algún sitio, sino que su valor es arbitrario y los gobiernos pueden crear dinero nuevo de la nada, a voluntad, mientras que el resto de la gente se lo siga "creyendo".

    Pero este mecanismo está diseñado de tal forma que exige un crecimiento económico constante. Es decir, que el dogma del crecimiento del que hablaba en mis artículos anteriores, no es una simple cuestión de codicia, sino que es intrínseco al sistema. Como el dinero está basado en deuda, que hay que devolver con intereses, es necesario que la cantidad de dinero crezca siempre, si no, no se pueden devolver los préstamos, el sistema se colapsa y el dinero, simplemente, ¡se desvanece en la nada!

    Parece difícil de creer, pero de hecho es lo que ya ha ocurrido en la crisis inmobiliaria del 2008. Billones de dólares se esfumaron como el humo, y los gobiernos han tenido que tapar el agujero a base de exprimir un poco más a los contribuyentes y, ¡crear de nuevo más dinero de la nada! a base de endeudarse más aún.

  4. El sistema ha producido un modo de vida cada vez más basado en la deuda (hipotecas, tarjetas de crédito, presupuestos deficitarios) y en dinero virtual (burbujas), mientras que la riqueza real, el trabajo, los productos físicos, cada vez tienen menos peso en la economía. Y todo ello con un crecimiento exponencial.

  5. Este crecimiento se enfrenta a riesgos de todo tipo. El crecimiento ilimitado no es posible en un mundo finito, que ya ha llegado a sus límites en cuanto a capacidad de población, consumo de recursos, confianza en el sistema, disponibilidad de energía barata, desigualdades en el reparto de la riqueza, etc.

  6. Cerca del final, el documental nos habla del pico del petróleo, el agotamiento de las minas de diversos minerales, los límites de las fuentes de energía alternativas y también de los medios de producción de alimentos.

  7. Las autoridades mundiales, en vez de presentar el problema al público y buscar soluciones, se han empeñado en un esfuerzo fanático por preservar el status quo todo lo posible, y sistemáticamente nos ocultan información y nos manipulan con el mayor descaro. Si confiamos en nuestros gobiernos, no haremos nada y cuando todo estalle nos encontraremos con el marrón sin saber de dónde ha venido (de hecho, el primer estallido ya ha llegado, y habrá más).
Finalmente, presenta una serie de conclusiones:
  • El sistema actual que rige el mundo es insostenible. La cuestión no es si se podrá mantener o no, sino cuándo y cómo caerá, y si lo hará con suavidad o catastróficamente. Y, debido a cómo funciona el crecimiento exponencial, el desenlace será muy rápido. Estamos hablando de un plazo de entre 2 y 5 años.

  • Los próximos 20 años serán muy distintos a como han sido los últimos 20. No necesariamente tiene por qué haber grandes cataclismos y apocalipsis, pero sí puede ocurrir desde una recesión prolongada, con un gran problema de paro y pobreza, hasta un colapso económico e incluso una bancarrota estatal.

  • Es necesario mover el culo y empezar a hacer cosas. Aunque todavía no se sabe seguro lo que va a pasar, la probabilidad de que haya cambios profundos es lo suficientemente grande como para que merezca la pena empezar a prepararse. Y como los poderosos no lo van a hacer, somos los ciudadanos los que tenemos que movernos por nuestra cuenta.

  • Hay muchos niveles en los que moverse. El curso termina dando algunas pistas en uno de ellos: el cómo protegerse individualmente ante un más que posible colapso económico. Es decir, que ocurra una bancarrota en cascada de los bancos y que el dólar entre en una espiral de hiperinflación en la que su valor tienda a cero (como ya ha ocurrido otras veces con otras monedas), pero esta vez arrastrando en su caída a las monedas de muchos otros países. Las medidas incluyen desde cosas sencillas como sacar algo de dinero del banco y guardarlo en casa, o incluso comprar oro, que se devalúa menos, hasta cambios más profundos como cambiar de trabajo o de lugar de residencia, cancelar deudas e hipotecas aunque sea a costa de vender algunos bienes, replantearse nuestros hábitos de consumo, organizarse en comunidades de ayuda mutua, cooperativas de consumo y de trueque, etc.
El curso es bastante didáctico, aunque en los apartados donde entra en economía profunda se puede volver un poco espeso. Pero yo creo que no es necesario verlo entero si uno no tiene muchas ganas. Yo recomendaría al menos ver los capítulos 1 a 4, muy breves, luego opcionalmente el 18 donde hace un encaje de todas las piezas expuestas hasta ahí, y sobre todo el 19 y 20 donde hace el resumen, las predicciones de futuro y los planes de acción.

También hay que tener en cuenta al verlo, que tiene el defecto, tan típicamente yanqui, de hablar casi exclusivamente de EE.UU. como si fuera lo único que hay, es evidente que las cosas vistas desde Bolivia, China o Uganda serán muy distintas. Pero hoy día, lo que ocurra en ese país tiene un impacto directo sobre todo el planeta, y muy en especial en Europa, donde vamos muy en la estela de ellos.

2 comentarios:

Elbereth dijo...

Muy interesante el tema y muy bien resumido, enhorabuena, Andrés¡

Pero vamos a lo de siempre..no se si es que eres tu el que se fija e incide mas en las recetas de corte personalizado, que en este caso parecen de "sobrevivencia" o es que sigue sin haber planteamientos mas profundos a nivel socioeconómico? porque si te fijas al final las salidas de las que comentas son eso, como si se hundiera el Titanic y te dicen como hacerte un flotador ....

Hay que construir si no otro Titanic, si otros medios de flotacion sobre el mar que no sea convertirse irremediablemente en un naufrago sobre un tablón y el calcetín con el oro colgado del cinto...por cierto...eso del oro que dice...veo que tengo buen ojo para las inversiones...en tiempo de crisis....ale....joyas a gogó..zí zeñó, molaaa.......xD

Andres 2.0 dijo...

Como verás en el resto de mis textos, las propuestas son a todos los niveles. Soy yo quien, efectivamente, se está fijando más en las individuales, y si acaso, en las de pequeños colectivos, porque en mi etapa vital actual me apetece ver qué puedo yo hacer con mi propia vida para encajar en todo esto.