lunes, diciembre 24, 2007

¿Por qué un blog se queda parado de repente durante más de un año?

Buena pregunta. Y me temo que no la voy a contestar con detalle. Ya dije al principio que aquí no se trataba de contar mi vida personal. Diré sólo, por justificarme un poco, que en determinado momento me vi de pronto metido en muchas más aventuras de las que podía manejar (todas buenas, pero demasiadas a la vez), me dio un yuyu de estrés y decidí cortar por lo sano con muchas de ellas, incluido este blog. Supongo que muchos de vosotros sabéis perfectamente a qué me refiero.

Y luego, bueno, se puede decir que me empezó a apetecer más poner en práctica todos mis aprendizajes en mi propia vida diaria, que seguir teorizando sobre ellos. Hasta hace unas pocas semanas, en que me vino otra vez el ansia de menear la batidora mental. Y me empezó a pesar otra vez aquella tercera parte que tenía pensada pero no escrita...

Puedo decir que durante todo este tiempo he estado macerando esa teoría mía (evidentemente, digo "mía" porque la he asumido como propia, no porque no la haya leído más o menos así creada por otros; aquello que decía Newton de subirse a hombros de gigantes y tal y tal...). Y cada vez me encaja más, y la voy aplicando a más ámbitos de la vida y las ideas.

Quisiera poder expresarla en una forma más concisa, pero es que es algo que no consigo encajar en ningún modelo más o menos conocido, lo que me obliga a argumentar mucho. Así que aquí está, al final me han salido dos posts largos más, espero que no sea demasiado árido de leer (para quien le interese algo este asunto, claro). Allá que van.

Y ¿por qué decide reactivarse justo un día como hoy? Juajuajua, eso sí que no sabría decir por qué.

Un abrazo a todos, y feliz Navidad.

No hay comentarios: