jueves, agosto 30, 2012

Otoño caliente

Esta frase hecha podrá ser muy manida, pero refleja perfectamente lo que van a ser los próximos meses en España.

A Rajoy le quedan dos telediarios

Con la situación progresando y el "rescate" de España en trámite, hasta los economistas están hasta la boina de Rajoy y ya mucha gente asume que no llegará a fin de año en su sillón. Las propuestas alternativas son cualquier cosa menos divertidas, como por ejemplo:

Pasando de indignados a ¡cabreados!

La ciudadanía está cada vez más mosca, y cansada de que las movilizaciones constantes se enfrenten a un muro de hormigón inamovible. Inspirados por los mineros asturianos, se empiezan a convocar acciones más calientes:

El 15m se reagrupa

La gente de "toma la plaza" está convocando un plan de Encuentros Transversales del 15m para recopilar y clasificar la miríada de grupos y acciones que se vienen llevando a cabo y buscar sinergias y planes de acción conjuntos.

Uno de los núcleos importantes es el proyecto de iniciativas de apoyo mutuo en barrios y pueblos, cuya idea es dar a conocer todo lo que se está haciendo a nivel de bancos de tiempo, mercados alternativos, grupos de consumo ecológico, colectivos autogestionados, etc. Se recogerá todo esto en el mapa Ecozoom y se organizarán en estructuras como el Mercado Social o las Cooperativas Integrales.

El objetivo global es pasar del sistema actual, de democracia representativa y capitalismo, a uno nuevo basado en principios como
  • Solidaridad frente a competición.
  • Colectivismo frente a individualismo.
  • Ámbitos locales y pequeños frente a gigantescas estructuras globales.
  • Valores éticos frente a rentabilidad económica.
  • Autogestión frente a jerarquías de poder.
  • Compromiso con el entorno frente a depredación del medio natural.
  • Igualdad de derechos frente a sistemas de clases y darwinismo social.
  • Etc.

Este es nuevo: el Frente Cívico

El 15m ha decidido promover la creación de un sistema nuevo basado en todos esos principios, pero este plan requiere tiempo para irse extendiendo y madurando, y además muchas personas no están preparadas aún para cambios tan radicales. En estos momentos, es necesario también algún tipo de movimiento que inicie la revolución desde dentro del sistema, en unos parámetros capaces de atraer al mayor número de personas posibles, en torno a un proyecto concreto, tangible y a corto plazo.
Entonces aparece Julio Anguita con su manifiesto "Somos Mayoría". En él se propone la creación de un "Frente Cívico", una agrupación de ciudadanos lo más amplia y horizontal posible, dedicada a debatir y construir un programa político. La idea es aprovechar la experiencia y carisma de Julio (y sus compañeros del Colectivo Prometeo) para lanzar un programa inicial de 10 puntos y una propuesta de organización que sirva para vertebrar el movimiento, y a partir de ahí que el Frente se organice por sí mismo.

En estos momentos se está organizando la estructura del Frente, en asambleas locales agrupadas en coordinadoras provinciales. El plan es tener todo montado en septiembre y comenzar el debate, para intentar tener a fin de año un programa de acción frente a la crisis, de gran consenso, con apoyo masivo por parte de la ciudadanía, que lo reconozca como algo propio. Si se consigue semejante plan, será mucho más fácil que las fuerzas políticas lo adopten, bien como partidos, como coaliciones o incluso creando un partido nuevo desde el propio Frente Cívico, sabiendo el apoyo electoral que tendrá, y con mucha fuerza para defender su aplicación ante los intereses económicos que siguen presionando con sus "ajustes" y robos.

El programa no necesita ser radical desde el principio. Como dice Julio, en estos tiempos incluso simplemente cumplir la Constitución tal como está ya es un acto revolucionario. Estas son las características que se propone que deba cumplir:
  1. Concreto, inmediato, acorde con las necesidades más perentorias y urgentes de los más desfavorecidos de la mayoría. 
  2. Aplicable de inmediato como garantía, prenda y estímulo de la alianza que se pretende. 
  3. Perfectamente factible, desarrollable y legal por inspirarse en el texto constitucional vigente. Ruego a los lectores que mediten un momento sobre los contenidos de los Títulos Preliminar y II de la vigente Constitución. El inicio de un programa debe insertarse en la legalidad vigente; el futuro ya irá produciendo sus contradicciones. Por otra parte, el programa debe ser capaz de generar la fuerza social que democráticamente lo haga cumplir. 
  4. Un programa en el que cada medida, por simple que parezca, lleve en su formulación la exigencia de un paso siguiente, de una propuesta inmediatamente posterior, que permite su realización. 
  5. Un programa que por su lógica interna hace imprescindibles los apoyos mayoritarios y la formación de conciencia colectiva tanto para su defensa como para su implantación. 
  6. Elaborado colectivamente. El autor de estas líneas tiene una amplia experiencia de cómo esto es posible si los que más puedan aportar son conscientes de que la velocidad de un convoy es la de su último elemento. 
  7. La elaboración colectiva consigue, en un determinado nivel de su desarrollo, ir ganando en complejidad, accesibilidad, interés y participación.
  8. Que con el tiempo y/o la coyuntura, termine siendo una Alternativa fundamentada, pueda superar el marco actual de relaciones, equilibrios e incluso forma de Estado. 
  9. Un programa que por su incidencia en la actualidad, atraiga inmediatamente los apoyos necesarios no sólo para su elaboración sino para una movilización ciudadana consecuente, seria, decisiva y decisoria.
  10. Si en cada localidad, personas, colectivos y grupos se unen a los demás para elaborar conjuntamente, convocar a la ciudadanía, movilizar, salir a la opinión pública y en general crear una estructura reticular, la mayoría comenzará el proceso de su toma de conciencia.
  11. En todo el proceso hay que prevenir que nos asalte el mal de nuestros tiempos: la prisa. Este proyecto -si quiere construirse con musculatura y solidez- debe rehuir la tentación de cotizar permanentemente en la bolsa mediática. El arranque de los trabajos será en muchos casos súbito y arrollador; sin embargo hay que saber moderar el tiempo. La Política, la consolidación de proyectos sociales con peso e influencia, no pueden ser flor de dos telediarios; el silencio y la discreción programados ayudan a crecer. Tiempo, constancia, voluntad y conciencia de lo que se quiere son, incluso en esta época de novedades permanentes, la única garantía de proyectos serios. 

No hay comentarios: