sábado, mayo 16, 2009

La famosa crisis global, revisada

Acabo de dar un repaso general a la serie de posts relacionados con la economía y la crisis, según lo debatido en los comentarios y a algo más que he leído por ahí. Creo que he corregido la mayoría de errores de bulto de conceptos económicos que tenía (la economía es más complicada de lo que parece, y no es nada fácil sintetizar tanto sin caer en errores o reduccionismos). Supongo que aún quedarán fallos, pero espero que sea más defendible ahora.

Quería añadir también un punto relacionado con otro de los comentarios de Elbereth, con el que también estoy de acuerdo, pero creo que se sale de la temática del artículo, dando lugar yo creo que a otra serie completa, por lo menos.

Y es que, efectivamente, uno puede indicar con la mayor claridad cuáles son los problemas que tiene el sistema actual, e incluso ofrecer alternativas racionalmente mucho más interesantes. Pero luego eso hay que llevarlo a la práctica. Y ahí nos topamos con la que probablemente sea la cuestión fundamental de la humanidad moderna: el miedo a la libertad que decía Fromm.

Mientras que los humanos estemos atascados en nuestro miedo a la responsabilidad, cualquier sistema será corrompido y degenerará en una estructura de poder y sumisión, con beneficio para unos pocos y perjuicio para muchos. En cambio, si fuéramos capaces de enfrentarnos con nuestro propio yo y nuestras emociones y necesidades, las soluciones correctas vendrían casi solas.

Yo a veces digo, medio en broma, que en una sociedad compuesta de personas libres, hasta una dictadura podría funcionar. Efectivamente, si aparece uno que pretende encargarse de todo y ordenar a todo el mundo, pero lo hace de forma inteligente, procurando que la gente esté bien y sin presionar demasiado, se le podría hasta permitir: es cómodo. Eso sí, el día que se pasara un sólo pelo, habría una revolución inmediatamente y se lo cargarían.