viernes, abril 10, 2009

¿Y ahora qué?

Pues ahora en realidad sigue todo igual. Los dirigentes eclesiásticos siguen confiando ciegamente en los Dogmas Capitalistas. La famosa "refundación" del capitalismo que proclaman algunos es poco más que la reimplantación de varios de los mecanismos de vigilancia que habían quitado cuando la época de Reagan, para vigilar a los especuladores y que no se desmadren tanto, y en recuperar cierto control estatal de las finanzas según la teoría de Keynes (uno de los padres fundadores de la Doctrina Capitalista, considerado hereje durante la época dorada de los Neolibs pero rehabilitado a raíz del pinchazo actual), con el fin de que las crisis sean un poco menos salvajes.

Pero por lo demás, los únicos planes son tapar los agujeros como sea, tirando de fondos públicos si es necesario (o sea, que la clase media ayude a los ricos, una vez más), y buscar desesperadamente una nueva burbuja.

La Ortodoxia no se plantea ni mencionar el concepto de la sobreproducción, ni se cuestiona si quiera mínimamente la validez de los tres grandes Dogmas del Beneficio y del Crecimiento del PIB. No veremos a nadie por la tele comentando esto. Hablan en cambio del "crecimiento sostenible", o cómo seguir aumentando la producción infinitamente con los recursos de un mundo finito. Lo cual es tan utópico y tan entelequia como la cuadratura del círculo o la máquina de movimiento perpetuo.

Tenemos tres opciones.

a) Encontrar una nueva burbuja y conseguir unos pocos años más de prosperidad hasta que explote y tengamos la siguiente crisis. Pero para entonces habrá menos ricos consumiendo, más pobres y menos fe en el Sistema, además del petróleo cada vez peor.

b) Aplicar la "doctrina del shock" que describe Naomi Klein. Aumentar la producción de desastres, catástrofes naturales, terrorismo y guerras. Con esto se consigue aumentar el PIB, como decía al principio, y al mismo tiempo controlar a la población con el miedo para que acepten todo tipo de medidas "liberalizadoras" (es decir, la aplicación aún más fanática de los Mandamientos) y reducir el número de "personas sobrantes" que no contribuyen al consumo. Incluso si, como denuncia Susan George en El informe Lugano, se consiguiera que murieran unos cuantos miles de millones de personas en pocos años, la población planetaria se reduciría lo suficiente para que hubiera recursos bastantes para eliminar la pobreza y tener a todos los habitantes de la Tierra que queden consumiendo voraz y desaforadamente como locos.

c) Cuestionar abierta y frontalmente los dogmas de la Iglesia pseudoliberal (porque en realidad de liberal tiene muy poco) y romper la rueda del consumismo, aceptando que las personas no tienen que adquirir más y más cosas para mantener a la industria, sino que es la industria la que tiene estar al servicio de las personas. Aplicar nuevas teorías económicas, menos fundamentalistas y que tengan más en cuenta al Ser Humano, su dignidad y su felicidad, y que incluyan el factor medio ambiente y recursos naturales en sus ecuaciones. Bueno, y que tengan menos ecuaciones y más corazón. Seguir al movimiento por el "Decrecimiento económico". Buscar nuevas formas de redistribuir la riqueza (Tasa Tobin, Renta Básica). Acabar con el poder de los dirigentes (Paraísos fiscales, Foro Social Mundial). Buscar otra manera de organizar el mundo (Antiglobalización). Permitir otras maneras de entender la vida distintas a la monetarista de la cultura occidental (culturas indígenas, redes de trueque y otras formas de actuar sin dinero, comercio justo).

Los dirigentes del planeta no van a cuestionar la Iglesia, son demasiado creyentes, y además les va bien tal como está la cosa, incluso les seguirá yendo bien si elegimos la opción a) o la b): ellos tienen sus cuentas de ahorro bien rellenas, y sus búnkers para protegerse de los desastres.

La opción c) sólo va a poder ser respaldada y ejecutada por las personas "corrientes".

Como yo, por ejemplo. Y como tú.

2 comentarios:

Elbereth dijo...

Interesante esta segunda parte de tu blog, amigo Andrés 2.0...¡ Por fin me he animado a leermela toda y te agradezco el esfuerzo de síntesis y enfoque personal que has puesto en el excelente artículo de Walden Bello, quien efectivamente, tambien en mi opinión, describe muy sintética y asequiblemente la razón de la crisis actual. Me ha resultado grato adentrarme en tus reflexiones porque a la vez, me han hecho "desempolvar" conocimientos y reflexiones propias que tenia un poco "aparcadas", dada mi desmotivación actual para creer en una "solución global" para este caótico sistema económico-social imperante en el loco planeta tierra.

Efectivamente, despues de haber pasado por momentos exultantes de militancias políticas de distinto pelaje, del cristianismo social, pasando por el marxismo y el anarquismo, toques de nihilismo y postmodernismo, hasta llegar a la pseudoespiritualidad que tanto me ha decepcionado, te diré que me siento "de vuelta" y francamente decepcionada de mis antiguas creencias socio-políticas en las que incluso creí posible "hacer la revolución" y cambiar el mundo, y por ello me manifesté y dí con mis adolescentes huesecillos en algún que otro siniestro calabocillo...tambien llamado Dirección General de Seguridad..sí, la terrible DGS, que tuve el alto "honor" de visitar allá por mis tiernos años mozos...ay, como me dijo el de la Brigada Político Social que me interrogó: qué tontos sois, habeis caido los más pardillos y se han fugado todos los dirigentes que os han dirigido como borregos..

Aquellos días terribles de tremendo calabozo en los que me temí lo peor, me hicieron reflexionar...y posteriormente me dí cuenta, pasado un tiempo, de que efectivamente, cualquier movimiento social, sea el que sea, tiene sus doctrinas, sus dogmas y sus dirigentes, que de una manera bien o mal intencionada, imponen sobre los que comparten el grupo. Y decidí pensar por mí misma y no volver a dejarme influenciar por nada ni nadie,...ser libre de teorías y de luchas que solo son entelequias, aspiraciones a una solución unica y global para toda la humanidad, que en la realidad se muestran completamente imposibles de llevar a cabo porque todas tienen sus debilidades o sus dificultades de aplicaciòn a la diversidad de situaciones que se dan en las condiciones socio-económicas del ser humano como ser colectivo.

Y ahora, qué decir, tras mi cercanía con la política estatal de estos largos años, y ver lo que hay detrás de las palabras pulidas y supuestamente bien intencionadas, sigo pensando y cada vez con más fuerza, que cualquier doctrina, cualquier teoría, es una "entelequia", imposible de realizar, si no cambiamos primero lo más importante y lo más difícil: el sistema emocional-conductual del ser humano. Porque es la lucha por el poder de forma indiscriminada, la vanidad, los celos, la envidia, el resentimiento...todo ese conglomerado de emociones distorsionadas y ocultas que nos gobiernan sin apenas ser conscientes de ellas, las que llevan al fracaso cualquier intento de organización humana justa y equitativa.

Entrando en los temas que planteas, me parece como te digo, que haces un buen resumen explicativo con lenguaje entendible del texto de Walden Bello, así como tus anotaciones personales adicionales, son de gran riqueza y me han aportado mucha reflexión, gracias de nuevo¡

No obstante, me gustaría hacerte algunas precisiones a ciertos comentarios vertidos en tu texto que me parecen susceptibles de matización:

En cuanto al tema del PIB , Producto Interior Bruto, me parece demasiado reduccionista tu definición, tomada al pie de la letra no se corresponde exactamente con el concepto.

Hay una muy buena definición, clara y no muy extensa en este enlace:

www.elblogsalmon.com/indicadores-y-estadisticas/que-es-el-producto-interior-bruto -

El PIB es en síntesis, el cálculo de toda la actividad econòmica de un país y es "bruto" porque se descuentan de él los consumos de capital. Es la principal medida para medir la riqueza de un país, pero no exactamente de los "beneficios" como tu señalas. El PIB es igual al Consumo+Inversión+Gasto Público+Exportaciones-Importaciones. Hay otros indicadores, como el Producto Interior Neto, en el que no se descuentan los consumos de capital, el PIB per cápita, que es el que nos da mas información sobre el nivel de vida...y el Producto Nacional Bruto, que es la riqueza generada por los agentes nacionales de un país. Existen otros muchos indicadores mas pero no es mi intención entrar en ellos, sino solo apuntarlos, porque como te señalo, tu explicación me resulta inexacta, por lo reduccionista de la misma, y como puede dar a error para aquellos lectores poco familiarizados con estas jergas macroeconómicas, queria tan solo reseñarlo para que se pueda profundizar en ello con más rigor, aquel/lla que este interesado/a en ello.

Otro punto en el que discrepo es en el que señalas que "Keynes es uno de los padres fundadores de la doctrina Neoliberal, considerado hereje durante la época dorada, pero rehabilitado a raíz del pinchazo actual).

Muy por el contrario, Keynes es el inductor del llamado "Welfare State" o "Estado del bienestar", pero en ningún caso del Neoliberalismo, que en realidad no corresponde con ninguna escuela bien definida, sino que se trata de una política tecnocrática y macroeconómica, y no propiamente "filosófica" y entendido como un "cul de sac" donde convergen desde los planteamientos del liberalismo decimonónico adaptados a la modernidad, con los de los más modernos "Chicago Boys" inductores de muchas dictaduras contemporáneas con su defensa de los incentivos empresariales, con una dimensión geopolítica mercantilista.

Si bien es cierto que recientemente el Consenso de Washington en 1989, retoma muchas de las ideas de las instituciones de Bretton Woods (FMI, Banco Mundial, OMC..etc) para los países en desarrollo, mantienen una aversión al déficit y a la inflación generada por los planteamientos Keynesianos (estanflación) y sus déficits presupuestarios, pero dice sí a las políticas fiscales y monetarias propugnadas por Keynes en su teoría...por cierto, en las políticas monetarias encuadraría yo la mencionada "Tasa Robin" que pretende estabilizar los tipos de cambio..

No obstante, el problema, a mi entender, se encuentra mas en la actual crisis del concepto de Estado que en estas diferentes doctrinas,puesto que para que la política fiscal que propugnaba Keynes fuera viable, es necesario que Instituciones nacionales o internacionales regulen la oferta y la demanda con el gasto publico y los impuestos lo que implica que el Estado participe activamente. Hoy en día con Estados desmembrados por la transnacionalización de las multinacionales y la globalización ese control es difícil...tenemos timidos ejemplos como la figura de la "Supranacionalidad" de la UE, pero ya vemos a que burocratizacion están llegando..

En realidad, me siento mas proxima a los planteamientos de Marx y Schumpeter, quienes por diferentes caminos y enfrentados (Marx se basa en el pensamiento dialéctico de Hegel) y Schumpeter es un keynesiano heterodoxo, dicen que las crisis de mediano y largo plazo son parte intrínseca del mercado capitalista. Y que así ha sido y será. Es decir, proclaman una concepción cíclica e irregular del crecimiento económico.

Finalmente por ahora, señalarte que ojo, ojito con articulos como el de mi tambien "querido amigo" Yemeth en decon. Me parece un articulo en principio atractivo pero con muchas trampas, entre ellas el sesgado "ojo" con el que las ve el mismo yemeth, haciendo comentarios superreduccionistas sobre el pensamiento freudiano como : "fuerzas primitivas sexuales y agresivas escondidas en las profundidades de todas las mentes"

Y cuidado con los reduccionismos, porque tu mismo dices: "los politicos y multimillonarios americanos financiaron a los psicologos que surgieron a partir de Freud"...y parece que crucificas a todo el gremio. Se ve bien en el mismo articulo "El siglo del Yo" al que te refieres, que fue un sobrino de Freud y su hermana, no "todos"...además, en el concepto propagandístico innovador de Goebbels influyeron hasta las corrientes mágicas, con K, y todo, mira por donde, no solo el freudianismo...y lo que dice el articulo sobre el proyecto MK-Ultra de la CIA es un poco bastante sesgado y poco correspondiente con la realidad...jeje...tambien hay autores que dicen que Aldous Huxley participo con esas maquiavélicas mentes...como dice uno de los comentaristas a yemeth, "habría muchos otros condicionantes que analizar"...como poco..

En cuanto a la manipulacion psicologica, esa se ha dado desde el albor de la humanidad y precisamente por lo que digo en un principio: porque no somos dueños de nuestras emociones, no nos conocemos, y por lo tanto somos manipulables por cualquier ideologia.

Primero conozcamonos mejor, hagamos un ejercicio de inteligencia y madurez emocional, y luego podremos compartir nuevas avenidas neuronales, políticas, económicas y sociales.

Finalmente una frase perfecta de Capablanca:

"Solamente aquellos que se dejan manipular son manipulables"

Un besazo, guapetón¡ ;-)

Andres 2.0 dijo...

Veo que seguimos alineados. Yo también estoy sintiendo esto del estar de vuelta de las revoluciones, y creo que lo realmente necesario es cambiar el sistema emocional-conductual del ser humano. Y tengo la impresión que es posible tener ilusión en estos temas, volver a ir después de haber vuelto, aunque con otro ánimo. Pero esto da para otro post entero, que va tomando forma en mi cabeza y espero poder redactar pronto.

En cuanto al contenido, en primer lugar me alegro mucho de que te parezca interesante mi aportación. Y tienes razón en cuanto a las matizaciones. Como comentaba en el propio post, soy consciente de que he incurrido en simplificaciones muy burdas, que a veces pueden llegar a ser erróneas. Mi intención es redactar un texto en lenguaje muy claro, que cualquier persona "de la calle" pueda entender, huyendo de los tecnicismos que llenan la mayoría de textos de este tipo. Pero sin traicionar el espíritu de fondo de la cuestión.

Aún así, si algo es incorrecto, lo quiero revisar. Me interesa que el contenido sea lo más real posible. Voy a editar el texto intentando incluir las precisiones que me comentas sin hacerlo más complejo, a ver si me sale. Si consigo un documento convincente, lo mismo me decido a difundirlo por ahí por internet a ver si consigo un debate con más gente, que me siga aportando ideas buenas.