miércoles, marzo 08, 2006

Avanzando

Esto era originalmente una respuesta a un post del mensaje anterior, pero me ha crecido y lo pongo como texto completo.

Amigo Declan: creo que hemos llegado a un punto de consenso, algo en que pueden estar de acuerdo ateos, agnósticos, escépticos y creyentes inteligentes y no fanáticos (me refiero a todos ellos): que el ser humano es capaz de crear mitos proyectando su propia imagen y poder creador en algo superior.

Donde puede haber discrepancia es en si hay algo más detrás de los mitos, o más bien si algunos de esos mitos pueden, de forma ajena a la razón y a la observación empírica, acceder a elementos reales más allá de nuestra naturaleza, o bien si son puras fantasías.

Y en cuanto al Dios cristiano, en mi opinión sí hay una diferencia importante con otras religiones más primitivas, pero no me parece que sea tan fundamental. Lo que ha hecho el Cristianismo es elevar un escalón en nuestra percepción de la naturaleza y del ser humano, lo cual demuestra una mayor madurez. Pero si te fijas, aunque ya no tenga forma de viejecito barbudo subido en una nube, sigue siendo un ser equipado con atributos humanos: amor, compasión, voluntad, alegría, furia, justicia...

Me parece estupendo, creo que ese es el camino, pero no me parece que sea la verdad última. Yo estoy sintiendo que ya es tiempo de avanzar a la siguiente etapa, dar un nuevo giro copernicano a la imagen de Dios, y, como hace la Ciencia, desmontar toda una teoría aunque lleve siglos existiendo, para montar una nueva más acorde con nuestra experiencia de la realidad. Y desplazar otro punto más al Ser Humano del centro del Universo, por duro que resulte.

Me estoy refiriendo a que creo que Dios, la razón última, el origen primordial, el sentido del universo, como lo queramos llamar, no tiene nada que ver con un ser humano. Algo capaz de otorgar existencia a una galaxia, o de destruir millones de soles en un choque cósmico, no tiene por qué saber qué es el amor. Somos nosotros los que creamos todo eso, las emociones, la ética, la razón, la imaginación, y es en este pequeño mundo que hemos creado donde vivimos. El auténtico es inimaginablemente mayor, y, al igual que cuando los antiguos descubrieron que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol, nos produce angustia, nos sentimos desamparados, pequeños y poco importantes. Pero no hace falta caer en el horror Lovecraftiano. Las religiones orientales, por ejemplo, nos dan ejemplos de formas de sentirnos arropados y consolados sin necesidad de creer en un Padre que nos cuida como si fueramos niños. Al contrario, creo que ahora somos capaces de crecer, convertirnos en adultos y asumir nuestra propia naturaleza fuerte, y débil a la vez, pero con recursos para sobrevivir y seguir siendo cada vez más nosotros mismos, como demostró en persona el añorado Carl Sagan, hasta el último minuto de su vida.

Jesús Mosterín y Steven Pinker

Me he encontrado con esta noticia en Barrapunto:

La apuesta por el individuo

y me ha resultado de lo más interesante. No conocía a Jesús Mosterín, pero creo que voy a añadirlo a mi lista de autores favoritos, y pienso leer todo lo que pueda, aunque con calma, que ya dije que voy despacito con esto del blog y mis teorías. También procuraré buscar algo de Steven Pinker, ya que parece que Mosterín se dedica a divulgar sus textos en español. Por lo que estoy viendo en las reseñas, estos autores forman parte de una corriente científica de lo más actual, que estoy descubriendo y me fascina, da la vuelta a muchos dogmas obsoletos y proporciona unas claves realmente novedosas para entender al ser humano y crear una humanidad realmente más feliz.

Seguiremos informando.